Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 106º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 13 de diciembre de 2018 - 03:36 h

La música española sonó mu...

Rafael Nieto López

La viñeta de Jairo

Jairo Jiménez

Ruido

Javier Vilaplana Ruiz

"La Santa Biblia" traducida al español de la Vulgata latina por Felipe Scío de San Miguel (Madrid, 1852)

14.02.16 - Escrito por: Biblioteca histórica Aguilar y Eslava

Son diversas las traducciones de los textos bíblicos que forman parte del fondo de la Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava. Si el pasado año traíamos como Libro de la Semana la antigua versión de "La Santa Biblia" de Cipriano de Valera, cotejada con diversas traducciones y revisada con arreglo a los originales hebreo y griego, en una reimpresión moderna publicada en Oxford en 1865 por la imprenta de la Universidad, hoy lo hacemos con la traducción de la Vulgata latina ejecutada por Felipe Scío de San Miguel, anotada conforme al sentido de los Santos Padres y expositores católicos, y publicada, según reza en la portada, "con parecer, examen y censura de la autoridad eclesiástica".

La Vulgata es una traducción de la Biblia hebrea y griega al latín realizada a finales del siglo IV (en el 382 d.C.) por Jerónimo de Estridón. Fue encargada por el papa Dámaso I dos años antes de su muerte (366-384). La versión toma su nombre de la frase "vulgata editio" (edición divulgada) y se escribió en un latín corriente en contraposición con el latín clásico de Cicerón, que Jerónimo de Estridón dominaba. El objetivo de la Vulgata era ser más fácil de entender y más exacta que sus predecesoras. Desde luego, ha sido la Biblia oficial de la Iglesia católica durante mucho tiempo, sirviendo como referencia para traducciones a otros idiomas, tanto por católicos como por otras religiones cristianas no católicas.

La llamada "Biblia de Scío" fue el primer texto completo en castellano dispuesto en España desde 1280. Otras Biblias completas en español, anteriores a la del sacerdote escolapio, como la Biblia del Oso (1569) y la Biblia del Cántaro (1602), ésta última de Cipriano de Valera (aludida anteriormente), fueron hechas en el extranjero debido a que no eran aprobadas por la Iglesia católica.

La primera reproducción de la traducción de La Santa Biblia por Scío apareció publicada en Valencia en 1790 en las prensas de José y Tomás de Orga. Constaba de ocho tomos para el Antiguo Testamento y dos para el Nuevo, el último de los cuales lleva fecha de 1793. Estos ejemplares ocupan espacio en los anaqueles de la Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava. En el lomo de la encuadernación figura en dorado el nombre de "Güeto", por lo que debieron pertenecer a D. José María Güeto y Luque, natural de Cabra, colegial Filósofo y Teólogo y rector del Colegio en 1792, catedrático de Artes en 1799, así como examinador Sinodal, comisario del Santo Oficio, teólogo de Cámara del Ilmo. Sr. Obispo de Astorga, presbítero y vicario eclesiástico de Cabra. Datos que recogemos de María Soledad Rubio Sánchez ("Historia del Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción de Cabra (Córdoba). 1679-1847"). Pero es otra estampación, la de Gaspar y Roig Editores (Madrid, 1852), que dedican como homenaje de veneración a Antonio Posada Rubín de Celis (1768-1853), sacerdote español que llegó a ser arzobispo, la que traemos como Libro de la Semana, y de la que hemos localizado solamente, de sus cinco volúmenes, el tomo primero del Antiguo Testamento. En esta estampación se ha introducido una segunda disertación.

Scío considera que la dificultad de la traducción de la Biblia se debe al peligro de considerar palabra de Dios lo que puede ser capricho, pensamiento e imaginación del que traslada, por lo que es lógica su preferencia por la traducción literal, escogiendo para esta labor el lenguaje de los mejores escritores del siglo XVI. Son dos los principios fundamentales que considera para la transcripción: "observar con tenacidad las palabras" y "procurar la claridad de la sentencia". Según Scío, los condicionamientos que ha marcado la Iglesia para la publicación de traducciones de la Biblia en vulgar no han sido debidamente interpretados, dando lugar a toda una serie de versiones en las que los autores no cuidan mucho las palabras del texto.

Contiene el tomo primero del Antiguo Testamento el Pentateuco y los libros de Josué, de los Jueces y de Ruth:

El Pentateuco lo forma los cincos primeros libros de la Biblia: Génesis (que comienza con los orígenes del mundo), Éxodo (que empieza con la salida de Egipto), Levítico (que contiene la ley de los sacerdotes de la tribu de Leví), Números (por razón de los censos) y Deuteronomio (la "segunda ley", según una interpretación griega). Sin embargo, en hebreo, los judíos designaban, y siguen designando, cada libro con la primera palabra importante de su texto, o simplemente con la primera.

El Libro de Josué se divide en tres partes: a) la conquista de la tierra prometida, b) el reparto del territorio entre las tribus y c) el fin de la jefatura de Josué, además de su último discurso y la asamblea de Siquén.

El Libro de los Jueces comprende tres partes desiguales: a) una introducción, b) el cuerpo del libro y c) adiciones que narran la migración de los danitas, con la fundación del santuario de Dan y la guerra contra Benjamín en castigo del crimen de Guibeá.

El Libro de Ruth figura a continuación de los Jueces en los Setenta, en la Vulgata y en las traducciones modernas. En la Biblia hebrea se encuentra colocado con los hagiógrafos como uno de los cinco rollos que se leían en las fiestas principales; servía Ruth para la fiesta de Pentecostés, aunque el tema del libro lo relaciona con el periodo de los Jueces.

De la biografía de nuestro escritor extraemos los siguientes datos: Felipe Scío de Riaza provenía de una familia de artistas griegos (su apellido alude a la isla jónica de Quíos). Su padre, Sebastián Cristiano de Scío, nació en Copenhague y llegó a España con Isabel de Farnesio cuando ésta vino a desposarse con Felipe V. En la corte trabajó como coreógrafo o maestro de danza. Su madre, Lorenza Isabel de Riaza, fue la tercera esposa que tuvo Sebastián Cristiano de Scío. Al nacer Felipe, fue apadrinado por el mismo rey y a los catorce años ingresó en la orden de clérigos regulares fundada por el aragonés San José de Calasanz, conocida como Escuelas Pías, Escolapios o piaristas. Dos años después profesó con el nombre de Felipe de San Miguel.

Scío perteneció a la provincia escolapia de Castilla y fue ordenado sacerdote en 1761. Tras realizar sus estudios en la Universidad Complutense y ejercer la enseñanza, viajó por Italia, Alemania y Francia. En Roma amplió sus estudios teológicos. Allí permaneció hasta 1768, año en que volvió a España. La Expulsión de los jesuitas impulsó la entrada de los escolapios, sus competidores, en el terreno de la educación, y a su vuelta dirigió los colegios escolapios de Madrid y Getafe y fue elegido provincial de su Orden. Siendo rector del Colegio de Getafe, acrecentó su biblioteca y plantó un jardín botánico destinado a la instrucción de los alumnos.

Como provincial le preocupó en especial la reforma de la enseñanza y publicó el "Método uniforme para las Escuelas Pías" (1780). Fue protegido por el infante Luis de Borbón y Carlos III le encargó la traducción íntegra de la Biblia a la lengua vulgar y le confió la educación de la infanta Carlota Joaquina, que fue princesa en Brasil y después reina consorte de Portugal. También fue preceptor de Fernando VII, a quien dedicó su traducción de la Biblia. Carlos IV le presentó para la sede episcopal de Segovia, y el papa Pío VI le nombró obispo de esta ciudad en el Consistorio Apostólico del 18 de diciembre de 1795. Tomó posesión en marzo por poderes, ya que por aquellos días se encontraba en Valencia muy enfermo, y a los pocos días murió en esta ciudad. Está enterrado en la cripta del Colegio de las Escuelas Pías de Valencia.

BIBLIOTECA HISTÓRICA AGUILAR Y ESLAVA
Libro de la Semana:

Biblia. Español.

La Santa Biblia / traducida al español de la Vulgata latina y anotada conforme al sentido de los Santos Padres ... por Felipe Scio de S. Miguel.-- Tomo Primero Antiguo Testamento.-- Madrid : Gaspar y Roig, editores, 1852.

XXVI, [2], 580, [9] p. : il. ; 26,00 x 18,00 cm
Serie Biblioteca ilustrada
Lám. grabado R. P. Scío
Texto latín -- castellano
Enc. hol.

Materia/género: Biblia.
Otros responsables:
Scío de San Miguel, Felipe (Sch. P.) (1738-1796), trad.
Lugar: España -- Madrid

Sig. Top.: 1595

[201607asc]

más artículos

BIBLIOTECA GARDELIANA (1)

09.12.18 | Manuel Guerrero Cabrera

La música española sonó muy bien, en el Concierto del Día de la Constitución, en el Teatro El Jardinito de Cabra, el 6 de diciembre de 2018

07.12.18 | Rafael Nieto López

La viñeta de Jairo

07.12.18 | Jairo Jiménez

EPICENTRO OLEÍCOLA EGABRENSE

04.12.18 | Lourdes Pérez Moral

Impecable actuación del pianista José Luis Arrabal, en las Noches Filarmónicas del C.F.E., el 23 de noviembre de 2018

25.11.18 | Rafael Nieto López

Francisco J Díaz, galardonado en el Día de la Provincia

13.11.18 | Redacción / DC

Reflexiones del abuelo Jesús en la residencia (y II)

12.11.18 | Antonio Fernández Álvarez

El Instituto-Colegio de Cabra ante el bombardeo de 1938

07.11.18 - ANIVERSARIO | Pablo Luque Valle

Una emigración egabrense a Hawái a principios del siglo XX (II)

03.11.18 | Antonio Moreno Hurtado

Una emigración egabrense a Hawái a principios del siglo XX (I)

03.11.18 | Antonio Moreno Hurtado

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream