Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 107º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

sábado, 16 de febrero de 2019 - 09:25 h

DOS CONCIERTOS CLÁSICOS HA...

Rafael Nieto López

Leli y Vinutha

Alejandro García Rosal

Juan Valera en los textos ...

Antonio Suárez Cabello / B...

La bodega

31.01.19 - Escrito por: Antonio Fernández Álvarez

No hacía falta preguntarle, era tal su conocimiento de la bodega que como se percatase de tú interés, despertabas en él su vocación de guía. Así que para cuando quise darme cuenta habíamos abandonado la tienda y nos encontrábamos en un enorme patio que daba acceso a las diferentes naves que la constituían.

Me sorprendió. Su preocupación por la bodega que era tal, que hasta lo más nimio no le pasaba desapercibido. Nada más abrir la puerta de una de las naves se percató de la sequedad del albero en el suelo de la misma. Es importante la humedad, debe oscilar en las naves de crianza entre el 60 y el 80%. Por eso cubrimos la bodega con albero como puedes observar deberían regarlo me dijo. Daba por hecho que yo sabía de qué me estaba hablando. Era la primera vez que pisaba una bodega y solo por curiosidad acepté su invitación de visitarla.

Yo había ido a comprar unas botellas para regalar a unos amigos.

Me dejó allí solo en la nave contemplando los barriles aspirando el olor característico de las botas que casi me embriagaba. Se marchó a buscar a un operario al cual ordenó que regara el albero como si él aún fuese el encargado de la misma. A lo largo de mi visita me percaté de que aunque no lo era seguían acatando cualquier orden que diera sin contradecirle.

Le pregunté por qué se ponía el albero y me miró con cara de compasión, sin duda pensó que yo era un memo, pero lejos de molestarme algo tenía ese hombre larguirucho, flaco muy flaco, de piel blanca, arrugada como una rama de un árbol, pero sorprendentemente para su edad no parecía estar cansado ni cansarse, se le veía con mucha ilusión y mucha vida. De todos modos yo no conocía la respuesta y por nada del mundo quería perdérmela.

Mira joven me dijo arrastrando su bastón por el albero mientras vaciaba un pequeño regador de agua. El albero tiene una gran capacidad de retener el agua no la hace correr y va cediéndola lentamente con lo que mantiene un grado de humedad óptimo para esta nave que es de crianza del vino.

Durante las dos horas que pasé en la bodega y durante el almuerzo, puede conocer a este hombre, aprender de él no solo muchos de sus conocimientos enológicos, sino de su vida.

Dejamos a un operario regando la nave mientras pasamos a otra de las cinco o seis naves que tenía la bodega.

Tienes que disculparme esta nave no podemos pasar no se nos vaya a caer el tejado encima, la mitad del mismo está desmontado, como verás están reparándolo. Es porque esta bodega es antiquísima, hasta conservamos una prensa de Viga de Husillo y Quintal, junto con el antiguo lagar, que datan del año 1574, según documentos aparecidos en la antigua Hacienda. Ambos elementos constituyen el auténtico "Santa Sanctórum" de la bodega y es una verdadera reliquia pues es la única prensa de este tipo que sigue en perfecto estado de funcionamiento.

No tenía ni la menor idea de qué me estaba hablando y por supuesto no dudé de nuevo en preguntarle.

¿Y eso qué es?

Sin ánimo de ofenderle. Parece usted más tonto de lo que es, me dijo riendo. Por lo que no pude evitar reírme con él. Y respondí. No sabría qué decirle pero la verdad es que nunca había visto una bodega, para colmo no bebo ni vino, no me gusta, solo había venido a por unas botellas para unos amigos.

No se preocupe, haré que le guste. Nuestros caldos son exquisitos.

A continuación de la nave que estaban reparando, pasamos a otra enorme nave de la bodega.

Voy a por una venencia va a probar el vino de este barril, es la joya de la corona.

Ya no me atreví a preguntarle que era una venencia pero en mi cara detectó mi ignorancia.

¿A estado usted escondido o algo?, ¿de donde ha salido?, tampoco sabe lo que es esto dijo alargándome una larga varilla que por un extremo tenía un pequeño recipiente cilíndrico unido y en el otro extremo un gancho metálico.

Rápidamente deduje que era y para lo que servía

¿Se anima a extraer vino de la bota?, me dijo mostrándome una curiosa barrica con tapa de cristal en la que se apreciaba perfectamente sobre el vino unas capas de color blanquecino.

La verdad es que no sabría dije temeroso a que me ordenara sacarlo.

Está bien coja un par de catavinos dijo indicándome el lugar donde había una repisa con copas de diversos tamaños así como otros utensilios, sacacorchos diferentes, termómetros, cubiteras y otros cachivaches que no supe identificar.

Observé como introdujo la venencia en el barril y ésta atravesó la capa que reposaba sobre el vino sin mezclarse con el líquido extraído. Le alargué un catavino y pasó el contenido de la venencia al mismo con una facilidad propia de quien llevaba haciéndolo toda una vida. Pasándome la copa me ordenó, pruébelo.

Me observaba con curiosidad y sin duda se estaba divirtiendo conmigo, por eso añadió y no haga remilgos, esto que ve aquí dijo señalado la capa que se posaba sobre el vino de la barrica se llama velo de flor y es una capa de levadura que se forma sobre la superficie del vino y que forma parte de su crianza.

¿No pensará que quiero envenenarle o algo así? y volvió a reír.

Acerqué el catavinos a mis labios, era tan agradable el olor que desprendía que bebí un pequeño sorbo y me resultó tan grato el sabor que acabé tomándome todo el contenido.

Él me miraba divertido. Si se toma todo el contenido de los vinos que le dé a probar habrá que llevarlo a su casa o al hospital en el peor de los casos. Solo pruébelo. Sino acabará embriagado. Dijo riendo mientras me pasaba la venencia. Ande anímese extraiga ahora para mí un poco de vino de la bota y trasiéguelo al catavino.

Mientras acometía lo que me había pedido me preguntó: ¿Sabía que la varilla de la venencia está hecha con barba de ballena?

Creía que me tomaba el pelo. Y por eso me reí.

¿No se lo cree? pues es cierto. La barba de ballena, es cada una de láminas córneas y elásticas que poseen las ballenas barbadas en el maxilar superior y que utilizan para alimentarse y como puede comprobar es muy flexible.

A cada minuto que pasaba con ese hombre más me sorprendía.

No me fue difícil extraer el vino, el problema fue cuando lo pasé al catavino pues derramé bastante en el suelo, le alargué la copa, la bailó en su mano y metió la nariz. Tragó un pequeño sorbo y tiró al suelo el resto del contenido.

Para ser la primera vez no crea no lo ha hecho tal mal dijo riendo.

Debería de venir alguna vez a ver la obtención del mosto con la monumental "Viga del Lagar" es de lo que le hablé antes, se trata de un mecanismo formado por un gran brazo de madera de pino de Flandes, fuertemente sujeto por cuerda de cáñamo y grandes abrazaderas de hierro en cuyo extremo posee un gran tornillo que levanta dos enormes piedras de molino. Puede desarrollar una presión de 110 kilos por centímetro cuadrado debido a su enorme brazo de 17 metros de longitud y a dos piedras de 4000 kilos de peso colocadas en su extremo puede presionar 15000 kilos de uvas en una sola operación. Conserva todas sus piezas originales y tiene un peso estimado de doce toneladas. Se la mostraré al final de esta visita. Una vez al año la ponemos en funcionamiento son muchas las personas que vienen a visitarnos.

Esta bodega es bastante grande con una superficie de 11000 metros cuadrados. Tiene unas 1500 botas todas de roble americano. Yo he reparado muchas de ellas dijo mostrándome sus manos de dedos largos y flexibles.

Me quedó meridianamente claro que hasta que no me mostrase toda la bodega no me iba a dejar, pero lejos de producirme enojo, la verdad es que me sentía muy cómodo no solo por lo que estaba aprendiendo, sino también porque presentí que ese hombre necesita sentirse útil y mi compañía o la de cualquier otro era como una tabla de salvación para seguir viviendo. O paliar su soledad. De ahí su felicidad.

No sé por qué pero me apeteció conocerle, además de enseñarme de enología seguro que por su edad tendría mucho que aprender de él así que le dije:
¿Le apetece que en agradecimiento a su paciencia conmigo y todos los conocimientos que me ha aportado le invite a comer?

No tiene por qué hacerlo

Claro, sé que no, es que me gustaría no solo conocer al enólogo que es usted sino a la persona que hay tras ese oficio que sin duda ha sido toda su vida.

De acuerdo, acepto con una condición permítame que le prepare una cajita con una variedad de vinos selectos que me prometerá que degustará.

No le quepa la menor duda.

Había aceptado mi invitación a almorzar. Y almorzamos en un restaurante que había junto a la bodega, que debía ser muy bueno porque prácticamente todas sus mesas estaban ocupadas por comensales.

Durante la comida dejó aparcados todos sus conocimientos de la bodega y hablamos o principalmente habló él. Me contó que la bodega había sido su vida.

Toda su vida la había pasado trabajando en ella. Recordaba cuando su padre lo llevó por primera vez, aún n o había cumplido los catorce años, era el verano de 1952, acabada de terminar el colegio.

No quería seguir estudiando y su padre le puso sobre la mesa las dos opciones que había si quería seguir en la casa. Estudiar o trabajar. Mientras yo viva no mantendré vagos en mi casa decía su padre casi vociferando para dejar bien claro no sólo a él sino a los doce hijos que tenía, quien no estuviese de acuerdo, la puerta la tenían abierta.

En aquellos tiempos lo que decía tu padre era acatado como una sentencia firme, no había disposición a que fuese recurrible.

La verdad ahora a sus ochenta años, miraba el pasado y no tenía queja. Había prolongado la edad de jubilación todo lo que le fue posible y a pesar de haber sufrido un pequeño ictus el pasado año continuaba yendo, como hacía desde que se jubiló. Iba todas las mañanas y por las tarde durante un par de horas.

Pasaba allí su tiempo libre para enseñar la bodega a los visitantes, bien en visitas concertadas que se programaban, bien a los visitantes que solo pasaban al despacho de vinos para comprar.

No había tenido hijos. Había planeado para cuando se jubilase estar todo el tiempo que en su vida laboral no había sido posible junto a su mujer, pero desgraciadamente ésta falleció de repente unos pocos meses antes de su jubilación. Lo que le hizo refugiarse en lo que había sido su vida, de ahí que retrasara todo lo posible su edad de jubilación y ahora solo sus visitas a la bodega eran la chispa que necesitaba para aferrarse a seguir viviendo, ya que aún se sentía útil aportando todos sus conocimientos a los visitantes que requerían de su guía.

Nunca aceptaba dinero por eso, y por ello cuando le dije que le invitaba a comer quiso como si de un trueque se tratase regalarme una cajita de seis variadas botellas de vino. Dos meses más tarde supe que él mismo las había pagado de su bolsillo.

Sí, volví a la bodega unos meses después de haber estado allí, quería hacer un encargo para mi empresa de un pedido de botellas para la cesta de Navidad. No me podía imaginar que no volvería a verle, cuando pregunté por él la chica que me atendía entre sollozos me dijo que había sufrido un nuevo ictus, pero esta vez lamentablemente había acabado con su vida.







más artículos

DOS CONCIERTOS CLÁSICOS HA ACOGIDO ESTE FIN DE SEMANA EL TEATRO "El Jardinito" de CABRA, LOS DÍAS 9 Y 10 FEB 2019.

12.02.19 | Rafael Nieto López

Leli y Vinutha

11.02.19 | Alejandro García Rosal

Juan Valera en los textos educativos de Pilar Díez Jiménez-Castellanos, primera catedrática de Lengua Española y Literatura de Instituto en España, profesora en el Aguilar y Eslava (1928-1932)

10.02.19 | Antonio Suárez Cabello / Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava

Carlos Gardel y su época de Francisco García Jiménez

05.02.19 | Manuel Guerrero Cabrera

"Cabra de la Frontera" un estudio de Antonio Moreno Hurtado sobre la villa de Cabra entre los siglos VIII y XIV

05.02.19 - HISTORIA | Redacción / A. Moreno Hurtado

El espacio ahora recuperado

02.02.19 | Lourdes Pérez Moral

Solidaridad en femenino: Mercedes Navas Castillo

31.01.19 | Alejandro García Rosal

Castillo de naipes

16.01.19 | Lourdes Pérez Moral

Jairo Jiménez dedica su viñeta a Donaz

16.01.19 | Jairo Jiménez

Vida de Carlos Gardel contada por José Razzano y escrita por F. García Jiménez

10.01.19 | Manuel Guerrero Cabrera

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream