Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 109º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

martes, 21 de septiembre de 2021 - 17:10 h

Un topo en Cabra (1936 -1942)

Antonio Fernández Álvarez

Letrillas populares

Antonio Serrano Ballesteros

Donación del profesor Peña...

Redacción / Fundación Agui...

Sobre la ermita de la Virgen de la Cabeza y San Marcos

02.05.21 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

Hace unos diez años hacíamos en este periódico un breve recorrido de la erección y andadura de la cofradía de la Virgen de la Cabeza de Cabra hasta su cese de actividad en el año 1844, tras la desamortización de bienes eclesiásticos y cofradieros. Hoy estamos en condiciones de aportar nuevos datos sobre la cofradía y la edificación de una ermita nueva en el año 1740.

Decíamos entonces que la devoción de Cabra a la Virgen de la Cabeza cuenta con más de cuatro siglos y medio de historia. Un hecho demostrado que nunca ha entrado en conflicto con el cariño egabrense a su Virgen de la Sierra, patrona principal y faro espiritual desde su privilegiada ermita en el lugar más alto del monte de Simblia. Hay, además, una circunstancia que une a estas dos cofradías en Cabra: el momento de su erección.

Aunque la devoción a la Virgen de la Sierra era anterior en varios siglos, fue precisamente en el año 1559 cuando se iniciaron los trámites para la fundación de estas dos cofradías egabrenses, siendo vicario don Diego Fernández del Pozo. De ahí que ambas fueran visitadas, por primera vez, en el verano de 1560, por la autoridad eclesiástica provincial.

La cofradía de la Virgen de la Cabeza de Cabra fue establecida en la ermita de San Marcos, bajo la jurisdicción de la iglesia parroquial de la Asunción y Ángeles y fue visitada el día 12 de agosto de 1560 por el licenciado don Andrés de Argumanes, Visitador General de la diócesis, que regía don Diego de Álava y Esquivel.

La ermita de San Marcos encontraba situada en un llano a la salida de la población, entre el camino antiguo de la ermita y el camino viejo de Priego. Casi en el sitio que hoy está la que fuera estación de ferrocarril. Se subía a ella desde la calle de San Martín por la calle de San Marcos y las huertas. Lo que se conocía como camino de San Marcos.

Cerca de la ermita había un nacimiento de agua, de aceptadas propiedades curativas, que pronto empezaría a conocerse como el Pilar de San Marcos y que todavía se conserva en la actualidad.

Las Ordenanzas de la cofradía de la Virgen de la Cabeza de Cabra se redactaron en el año 1559, pero no fueron aprobadas hasta el día 19 de julio de 1580, por el obispo fray Martín Fernández de Córdoba y Mendoza. Cuando, en el año 1563, hace visita pastoral el Dr. Domingo de Lezo, el Prioste o Hermano Mayor de la cofradía de la Virgen de la Cabeza era Martín de Flores. Seis años más tarde, la cofradía no tiene rentas fijas y sale adelante con las limosnas de los fieles. Su Hermano Mayor era por entonces Diego Ximénez de Flores. En 1572 se toman cuentas a su Prioste Baltasar de Baeza. Ese año la cofradía aparece separada de la de San Marcos, cuyo Hermano Mayor era Antón de Castro, que había sustituido el año anterior a Bartolomé Gómez Adrami.

En el año 1573, Juan Sánchez Madero dona a la ermita de San Marcos un censo de 8.000 maravedíes.

En el año 1603, los cuatro ministriles o chirimías de Cabra se obligan con las cofradías a actuar en las fiestas religiosas que organizan las mismas. La del Santísimo y la Asunción pagarían 9.000 maravedíes al año cada una, las de la Soledad, Virgen de la Sierra, Vera Cruz y Cabeza pagarían 3.000 cada una y la de Ánimas 2.250 maravedíes al año.

Hacia el año 1613 era hermano mayor de la cofradía de la Cabeza Benito de Córdoba quien, en el mes de abril de ese año, hace una petición al Cabildo local en nombre de la hermandad y "pide que por quanto ellos hacen su fiesta el segundo día de Pasqua...y para ello hacen compañía de soldados, y así le piden que el Cabildo nombre oficiales que rijan y gobiernen la gente que saliere en la compañía. Y vista se acordó que nombraban y nombraron los oficiales. A don Juan Andrea de Negro, Alguacil Mayor, por capitán; a don Gerónimo de Cea, regidor, por alférez, y a Cristóbal de Osuna por sargento". Estos soldados acompañaban a la Virgen en la procesión y disparaban sus escopetas al paso de la imagen. Benito de Córdoba era arrendador del impuesto de veintena en Cabra hacia el año 1636.

Precisamente la bandera de esta compañía de soldados de la Virgen de la Cabeza serviría para una leva de cien soldados del sur de Córdoba, reclutada para acudir en socorro de la plaza de Ceuta en el verano de 1625, como resultado de la escaramuza con el ejército inglés en aguas de Gibraltar. Así, en el acta del último Cabildo de noviembre de ese mismo año, aparece el acuerdo de que "la bandera que se tomó prestada de la cofradía de Nuestra Señora de la Cabeza y se entregó a don Matheo Toledano se vuelva a Francisco Lucas de Morales y que la caja que compró el Concejo se entregue a Alonso Ximénez, mayordomo".
En el acta capitular del día 27 de febrero de 1622 consta una petición del hermano mayor de la cofradía, que se apellidaba Delgado y la concesión de la misma, aunque no se indica su contenido.

En el año 1623 se labró una capilla a la Virgen de la Cabeza en la iglesia del convento de Santo Domingo. Miguel Sánchez Villodres y su esposa doña Beatriz Fajardo otorgaron testamento el día 30 de agosto de ese año ante el escribano Pedro de Rivera Morcillo, fundando una Memoria y vínculo, disponiendo que el coste de la capilla se pagase con sus bienes. Esta capilla y su imagen eran independientes de la cofradía de la Virgen de la Cabeza, establecida en la ermita de San Marcos casi un siglo antes. Miguel Sánchez Villodres era maestro de albañil y durante varios años desempeñó el cargo de alarife del Consejo egabrense.

La capilla tenía un airoso retablo de columnas, con altar, nicho y tarima, todo de jaspe rojo y negro. Durante casi tres siglos y medio la capilla lindó con el altar mayor, en el lado del Evangelio. La presidía una imagen renacentista, en madera policromada, de la Virgen titular. En la reforma del templo llevada a cabo en el año 1970, el retablo de jaspe se trasladó a la entrada de la iglesia y hoy lo ocupa una imagen de la Virgen del Carmen.

La talla de la Virgen de la Cabeza, que ha sufrido una desafortunada restauración en su parte superior, conserva todavía la mayor parte de la policromía original y preside hoy el retablo de pinturas de San Juan Evangelista, obra del cordobés Baltasar del Águila, de mediados del siglo XVI.

Por otra parte, la cofradía primitiva empieza pronto a tener algunas propiedades y rentas, especialmente en la primera mitad del siglo XVII. Sirva como ejemplo de ello la escritura de obligación que firma con la misma Pedro de Escobar, en el año 1630, ante el escribano egabrense Luis Fernández Martínez.

En el acta capitular del día 7 de enero de 1662, se recoge una petición de Juan del Castillo Escavias, hermano mayor de la cofradía, en la que pide como limosna una haza de tierra de la dehesa de la Sierra para poder labrarla sin pagar renta y así poder ayudar a la obra que es necesaria en la ermita de San Marcos, donde seguía radicando la hermandad.

En el año 1670, don Juan de Aguilera Toledano, antiguo Corregidor de Cabra, dona seis reales a la cofradía de Nuestra Señora de la Cabeza.

A principios del siglo XVIII la ermita de San Marcos, junto al camino viejo de la Sierra, está prácticamente en ruinas y la cofradía de la Virgen de la Cabeza tiene problemas económicos y de organización. En un Memorial que presenta el escultor José Ximénez de Valenzuela al obispo don Marcelino Siuri y Navarro, el día 11 de febrero de 1729, se indica que, en el año 1716, don Jerónimo Hinojosa, hermano mayor de la cofradía de la Virgen de la Cabeza le había pedido el solar de las casas de sus suegros, al comienzo de la calle del Granadal, para edificar una ermita, ya que la de San Marcos estaba arruinada. El obispo había autorizado la obra por Decreto de fecha 27 de abril de 1720. En esa confianza, Ximénez de Valenzuela había empezado la construcción de la nueva ermita a su costa. Al cabo de cierto tiempo llega a su conocimiento que el nuevo hermano mayor de la cofradía ha decidido hacer una nueva ermita junto a la arruinada, lindante con el nuevo Camino Real de Priego e inicia un pleito para que se obligue a la cofradía a cumplir el compromiso y pagar el gasto ya realizado. Al no conseguirlo, decide finalizar la obra y establecer en ella una cofradía nueva, con el título de Nuestra Señora de la Aurora.

Mientras tanto, el día 24 de agosto de 1727, la cofradía de la Cabeza celebra un Cabildo General para elección de un nuevo Hermano Mayor. Se realiza en el coro de la iglesia mayor de la Asunción, presidido por el vicario don Pedro Fernández de Villalta y Aranda.

Con anterioridad había sido nombrado Pedro Carrillo, que no había aceptado el cargo debido a sus "muchas ocupaciones". Ahora se elige a don Pedro de Zafra y Ávila, por unanimidad de los once hermanos asistentes.

Buscando una salida a la crisis del momento y resuelto el pleito con Ximénez de Valenzuela, el día 24 de agosto de 1728, siendo hermano mayor Pedro de Zafra y Ávila, se reforman las Constituciones de la cofradía de la Virgen de la Cabeza. En el preámbulo se dice que "por el transcurso del tiempo y calamidades que se han padecido y padecen, ha decaído la dicha hermandad, entibiándose la devoción, pues, por haber venido a inopia los cofrades y haber quedado muy pocos, por este motivo y el intentar excitar la devoción en los fieles para que acudan a servir a nuestra Señora de la Cabeza, convocándolos a tan santo fin por medios más suaves, reconociendo que algunas de las dichas ordenanzas no están en uso y otras están excesivas y no se puede cumplir con ellas, hemos intentado reformarlas". El criterio fundamental ahora será el de economía en los gastos, justificado por el enorme desembolso que va a suponer la edificación de la nueva ermita. Se reitera el compromiso de defender la Concepción Purísima de la Virgen y se mantienen las dos fiestas principales de la hermandad, una de las cuales era asistir el día 8 de septiembre a la ermita de la Virgen de la Sierra, patrona de Cabra, instalando allí la tienda de la cofradía, con sus pendones. Los hermanos de la Virgen de la Cabeza acudían a ella con sus roquetes y demás insignias características de la cofradía. La fiesta principal era, por supuesto, el desplazamiento anual al santuario de la Virgen de la Cabeza, en Andújar, con ocasión de su festividad.

La cofradía sigue recibiendo donativos de los devotos. Así, en el año 1735, la hermandad se persona como parte interesada en la partición de bienes de Juana de Navas Serrano, mujer de Juan Pérez de Contreras, ante la Justicia local y el escribano Plácido García Montero. Se litiga sobre una casa en la calle de Almaraz, esquina a la actual de Pepita Jiménez, que el marido había donado, en el año 1723, a la cofradía de la Virgen de la Cabeza para que se le hiciera allí una ermita. En ese momento era hermano mayor don Dionisio Jerónimo Villatoro Hinojosa y Palomeque. Cinco años más tarde, en 1728, seguía el pleito, en el que defiende a la cofradía su nuevo hermano mayor don Pedro de Zafra y Ávila.


más artículos

Letrillas populares

18.09.21 | Antonio Serrano Ballesteros

Un topo en Cabra (1936 -1942)

18.09.21 | Antonio Fernández Álvarez

La tenería de Cabra

12.09.21 | Alejandro García Rosal

Donación del profesor Peña González a la Biblioteca histórica Aguilar y Eslava

28.08.21 - FUNDACIÓN AGUILAR Y ESLAVA | Redacción / Fundación Aguilar y Eslava

Juan Carandell, un adelantado para su época

26.08.21 | Leandro Sequeiros San Román

Otros silfos y dríades

25.08.21 | Antonio Serrano Ballesteros

La gestión del patrimonio verde local, clave para mitigar los efectos del cambio climático en los municipios

22.08.21 - MEDIO AMBIENTE | Redacción

Letrillas populares

15.08.21 | Antonio Serrano Ballesteros

El "desastre de Annual" marcó las fiestas de hace un siglo en Cabra

14.08.21 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Sonetos adolescentes

25.07.21 | Antonio Serrano Ballesteros

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream