Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 105º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

viernes, 24 de noviembre de 2017 - 22:58 h

Libro de punto donde se fi...

Antonio Suárez Cabello / A...

La ministra, la directora ...

Manuel Guerrero Cabrera

ESPECTACULAR "NABUCCO" de ...

Rafael Nieto López

Algo ha comenzado a cambiar

28.05.14 - Escrito por: José Alfocea García

De las Elecciones al Parlamento Europeo celebradas el pasado domingo se pueden extraer muchas y variadas conclusiones según el punto de vista que adoptemos previo al análisis sin embargo, por encima de todas ellas, destacan dos fundamentales. Por un lado, la conclusión positiva y esperanzadora, de ámbito español: la quiebra del bipartidismo de facto que supone la superación de las barreras de un sistema electoral que beneficia a los grandes partidos así como la multiplicación de opiniones y puntos de vista a nivel representativo. Por otro lado, la conclusión negativa y preocupante, esta vez de ámbito europeo, que supone el importante avance, especialmente del Frente Nacional de Marinne Le Penn, convertida en la fuerza política más votada del vecino país galo. ¿Qué más conclusiones podemos extraer de todo ésto?¿Quiénes son los culpables en ambos casos?

En ambos casos, Europa y España, los culpables no son si no los grandes partidos mayoritarios que, en el caso español, desde 1982 se han alternado en el poder mientras que, tanto a nivel europeo como español, se han mostrado incapaces de gestionar con eficacia una crisis económica y social que ellos mismos han creado y alimentado en colaboración con la especulación bancaria sin aportar mayores soluciones que la asfixia al ciudadano a base de más y mayores impuestos así como notables retrocesos en materia de derechos sociales, especialmente en sanidad, derechos laborales y educación. No nos engañemos, por cuestiones evidentes, tan evidentes como que nunca han gobernado, es imposible culpar a otros más que a los partidos mayoritarios.

Pero ahora se inicia un cambio. Comienza el fin del monopolio bipartidista, el fin del gobierno de los partidos clásicos que todo lo conocen (y todo lo manejan) y la pelota se encuentra en el tejado de Izquierda Unida, UPyD y, muy especialmente, de Podemos, un partido que en sólo cuatro meses ha sabido canalizar el descontento de mas de un millón doscientos mil ciudadanos y cuya responsabilidad ahora es trascendental para nuestra Historia.

No existe un descontento de los ciudadanos respecto a las instituciones, tal y como Elena Valenciano se apresuraba a afirmar en su comparecencia pública la noche electoral con Oscar López como marco de fondo, sí, el mismo Óscar López que se mantiene en su cargo apoyado por su partido tras el escándalo de Ponferrada. Los ciudadanos no están descontentos con sus instituciones; el nivel de participación incluso ha superado las últimas elecciones europeas y todos los partidos han incrementado notablemente su representación en el nuevo arco parlamentario. Bueno, todos no. PP y PSOE han perdido más de 5 millones de votos. El descontento de los ciudadanos es respecto a ellos, respecto a PP y PSOE, sus similares actitudes de falta de autocrítica, sus políticas similares, sus innumerables casos de corrupción de uno y otro color, sus amistades y colaboracionismo con los magnates de la banca que nos han llevado, en su conjunto, a la situación en que hoy nos encontramos.

Una situación política, a nivel europeo y a nivel español, que ha puesto la casa "patas arriba":

- PP y PSOE pierden, en conjunto, más de cinco millones de electores.
- La representación parlamentaria europea por España se eleva hasta diez fuerzas políticas.
- En Cataluña, ERC logra ser la fuerza más votada y, en conjunto, las fuerzas independentistas suponen ya algo más de la mitad del electorado (¿va a seguir Rajoy dando la callada por respuesta?)
- También en Euskadi y Navarra la independentista BILDU se convierte en el partido más votado
- Mientras, en Europa, las fuerzas políticas anti-europeas no hacen si no crecer, ahora ocupando más de cien escaños.
- En Francia, el ultraderechista Frente Nacional acapara uno de cada cuatro votos y se convierte en la fuerza más votada frente a la debacle socialista con un discurso xenófobo que no deja de ganar adeptos por todo el continente
- En Grecia, el partido de extrema izquierda y también antieuropeísta se alza con la mayoría
- En Inglaterra, por primera vez desde comienzos del siglo XX, Laboristas y Conservadores son desplazados por UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido), también antieuropeo.
- También en Bélgica obtiene la victoria el Partido Nacionalista Flamenco N-VA

En definitiva, casi podríamos afirmar que tanto en Europa como en España, casi se está produciendo una revolución, aunque de signo muy contrario pero en ambos casos auspiciada por la incapacidad y los abusos de los partidos gobernantes durante décadas que han tratado a sus respectivos países como si del jardín particular de su casa se tratase.

Incapaces de reconocer sus errores, de hacer una severa autocrítica y de rectificar de inmediato, los grandes partidos en Europa están dejando crecer a las fuerzas radicales (con especial atención a la ultraderecha francesa) con la misma pasividad que se dejó crecer a Hitler, y luego todo fueron lamentos. Las tertulias post resaca electoral de este lunes me dejaban atónito: representantes tanto del PP como del PSOE han argumentado al respecto que, a pesar del crecimiento de las fuerzas radicales eurófobas, "solo tienen algo más de cien escaños" de los setecientos y pico del Parlamento Europeo. Pues nada señores, sigan ustedes pensando así, actuando así, y a ver qué sucede en las próximas elecciones europeas, que en estas ya sabemos lo que ha ocurrido.

Mientras, en España, alejados por suerte de este tipo de actitudes (muy puntuales y localizadas en cualquiera de los casos), caminamos hacia la ruptura "desde dentro" de un modelo de política casposa que ha hecho a PP y PSOE, a PSOE y PP los "dueños de un cortijo" llamado España. Alejados de creencias xenófobas, euroescépticas o racistas, la opinión pública ha demostrado su severo descontento, repito, no con las instituciones si no con los dos grandes partidos mayoritarios, a la vez que comienza a dar su confianza a nuevas ideas y nuevas caras, con las que se puede o no estar de acuerdo, en todo o en parte, pero que sin lugar a dudas dan el aire de frescura y, sobre todo, la esperanza que tanto necesitamos.

más artículos

La ministra, la directora y el dinosaurio

31.10.17 | Manuel Guerrero Cabrera

Palabras mágicas

29.09.17 | Javier Vilaplana Ruiz

Con olor a nardos

21.08.17 | Javier Fernández Díez de los Ríos

El caso Juana Rivas: preguntas de un abogado

14.08.17 | Javier Vilaplana Ruiz

El Cervantes, Granada y el español en el mundo

08.08.17 | Manuel Chacón Rodríguez / Ideal de Granada

Justicia en femenino

26.07.17 | Javier Vilaplana Ruiz

Francisco Pujalte-Bostonia, escritor

11.07.17 | @rafa_linero

Vacaciones

05.07.17 | Clayso Momar

De la comunión civil

12.06.17 | Manuel Guerrero Cabrera

La lengua es amor por los dos

19.05.17 | Manuel Guerrero Cabrera

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream