Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 106º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 15 de noviembre de 2018 - 22:53 h

Reflexiones del abuelo Jes...

Antonio Fernández Álvarez

El Instituto-Colegio de Ca...

Pablo Luque Valle

Carlos Gardel en 1918

Manuel Guerrero Cabrera

Entusiastas y encadenadas

26.04.18 - Escrito por: Javier Vilaplana Ruiz

A pesar de que desde Galileo venimos admitiendo que el mundo está escrito en lenguaje matemático, los números también sirven para esconder las miserias de la vida.

Ya Alba Rico, en su ensayo sobre el Naufragio del hombre, argumentaba que el ser humano es incapaz de entender grandes cifras cuando las mismas están relacionadas con otras personas. Algo así como que la empatía no funciona cuando tratamos de ponernos en el lugar de millones de parados, decenas de miles de familias en riesgo de exclusión social o miles de mujeres maltratadas.

Sin embargo, tal y como afirma en su última novela Sergio del Molino, somos animales narrativos, de ahí que libros como El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital de la profesora de la Universidad de Sevilla Remedios Zafra resulten tan valiosos -no en vano fue galardonado con el Premio Anagrama de Ensayo en el año 2017- y ello porque dibuja el desolador panorama que (sobre-)viven tantas -demasiadas- personas que ven como un mundo empantanado por unas deshumanizadas reglas económicas instrumentaliza y se aprovecha de sus ilusiones, de sus deseos de emancipación, de sus proyectos de trazar una trayectoria vital singular o de su construcción de una identidad propia. En resumen, de su entusiasmo.

En su ensayo, la escritora cordobesa no acumula cifras, no amontona datos, no alardea de fuentes. Se limita a contarnos una historia que no nos resulta ajena pues la hemos sufrido o la hemos visto sufrir a nuestro alrededor. Por eso la entendemos. Por eso nos duele. Podemos ponerle un rostro.

Se trata de la historia de Sibila, una entusiasta precaria que, como los personajes de Lorca, bien podría llamarse Maricarmen, Luci, Raquel o Remedios -la precariedad se conjuga, más dramáticamente, en femenino- y que siente que su vida siempre está a punto de empezar, pero sin embargo ve cómo constantemente se ve aplazada.

Se posterga un trabajo, de verdad, con un salario digno; se demora la posibilidad de disfrutar una vivienda, de tener un cuarto propio; se aparca la decisión de tener pareja o hijos. Y es que la libertad, sin recursos o sin oportunidades, es sólo una hermosa y desgastada palabra.

Así las cosas, sólo queda un continuo dejarse llevar por los días, con la mirada puesta en un porvenir que, como ya subrayó Ángel González, se llama así porque nunca llega. Vivir como esas familias atrapadas en préstamos que no podrán pagar nunca y a las que el banco les encadena carencias y prórrogas en las que cada mes se pagan intereses y más intereses, pero la deuda nunca disminuye. Préstamos imposibles de pagar. Vidas, arruinadas, imposibles de vivir, pero que, sin embargo, resultan rentables para unos pocos: aquellos que las explotan y se benefician del cruel optimismo que nace del miedo al mañana.
Uno de los grandes éxitos del moderno capitalismo pasa porque ha vendido una visión mercantilizada de la realidad en la que todos competimos, los unos contra los otros, en una carrera sin frenos hacia la miseria; en la que los trabajos no tienen por qué remunerarse con dinero; en la que disfrutar con lo que se hace es el mejor, y a veces el único, pago al que se puede aspirar; en la que es más importante tener que ser; en la que todo se puede comprar, incluso el entusiasmo de la gente, otra mercancía más; en la que, como sostiene el filósofo surcoreano Byung-Chun Han, los emprendedores se explotan a sí mismos en su propia empresa y cada uno es amo y esclavo en una persona; en la que la apariencia es el mensaje; o en la que la velocidad y la prisa mueven un mundo que nos exige una permanente reinvención de nosotros mismos.

A todo ello contribuye que vivamos en red, interconectando e híper-visibilizando nuestras soledades. Internet, con sus indudables grandezas, traza caminos cada vez más cortos entre los infinitos puntos que pueblan la existencia. Sin embargo, la rapidez y el exceso de información -mucha de ella generada, gratuitamente, por otros tantos entusiastas- son malos compañeros de viaje para la reflexión y el pensamiento, que requieren de espacio y, sobre todo, de tiempo. Como bien canta Rozalén, el camino corto se hace largo si te paras a mirar.

Entretanto Sibila, que no puede desencadenarse fácilmente del rol de género que otros han decidido para ella, se enreda en insignificantes proyectos, cicateras becas, efímeras estancias en el extranjero o amañadas oposiciones que no dejan de recordarle que está condenada a (mal-)vivir por amor al arte y que no existe mejor pago por su trabajo que los demás le reconozcan su mérito.

No sólo de pan vive el hombre, o la mujer. Pero como dice Marta Sanz, la dignidad sólo se pierde cuando no se cobra.

más artículos

Yonka Zarco en el "Club de lectura" de Por Amor al Arte

30.09.18 | Antonio Suárez Cabello

Lecturas de verano: De vidas ajenas

31.08.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Flamenco se escribe con "C" de Cabra

05.08.18 | @anrajimo

Vivir en manada produce monstruos

27.06.18 | Javier Vilaplana Ruiz

TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

20.06.18 | Manuel Guerrero Cabrera

El chalet: pedagogía y demagogia

23.05.18 | Javier Vilaplana Ruiz

No queda otra

21.05.18 | Manuel Guerrero Cabrera

Hoy cierra la oficina del antiguo BANESTO de Cabra

20.04.18 | @anrajimo

"Peras al olmo"

09.04.18 | Víctor Olivencia Castro - Fotógrafo

Mucho sigue mal

19.03.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream