Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 106º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

jueves, 13 de diciembre de 2018 - 03:36 h

La música española sonó mu...

Rafael Nieto López

La viñeta de Jairo

Jairo Jiménez

Ruido

Javier Vilaplana Ruiz

Ruido

02.12.18 - Escrito por: Javier Vilaplana Ruiz

Al hilo del revuelo mediático que ha generado la sorprendente -e injustificada- imputación de Dani Mateo con ocasión de su -poco afortunado y menos gracioso aún- chiste con la bandera española, se han podido escuchar y leer en diversos medios de comunicación, incluyendo a periódicos de reconocida solvencia, titulares o informaciones en las que se destacaba que el cómico se habría negado a declarar ante el juez encargado de la instrucción. Algo así, podría deducirse, como un acto más de rebeldía incivil, aderezada con un intolerable desprecio judicial.

Si hacemos caso de las reflexiones de la filósofa Marina Garcés, tendremos que empezar a asumir que vivimos un tiempo en el que, sin futuro a la vista, agotamos un presente que no puede aguantar más, de tal modo que la pregunta que nos define ya no es hacia adónde vamos sino hasta cuándo.

Todo corre, como nos enseña el profesor José Carlos Ruiz, en un contexto de inquietante, acelerada y agotadora turbotemporalidad que, sumada a un hiperindidualismo egoísta, se resume en un ruidoso e insolidario sálvese quien pueda. Y entre tanto (hasta que llegue el fin), sólo encontramos constantes invitaciones a seguir consumiendo objetos, imágenes, palabras y emociones que no necesitamos.

Este continuo deambular por los diversos puestos que el omnipresente mercado (no ya de futuros sino de permanentes presentes) mantiene abiertos día y noche, genera mucho ruido. Demasiado ruido, como en aquella hermosa canción del mejor Sabina. Un ruido que todo lo inunda, que no deja lugar para el sosiego o la paz que nace de una de las más preciosas -y subversivas- libertades que, mal que bien, aún nos quedan: el silencio.

Poder desconectarse del ruido, replegarse en uno mismo y disfrutar del cobijo que ofrece la habitación propia a la que cada cual debería poder aspirar, se antoja hoy un caro privilegio que supone no sólo poder abstraerse de los cantos de sirena que se empeñan en convencernos de que es un error interrumpir, si quiera un instante, nuestro permanente estado de compra (de teléfonos, vehículos, ropas... pero también de noticias, argumentarios, consignas), sino también dar la espalda -en un difícil ejercicio que supondría primar la dignidad sobre las necesidades vitales- a un mercado laboral que nos exige una inquebrantable, pero asimétrica, lealtad hacia nuestras empresas.

Sin embargo, el silencio no sólo es un arduo refugio frente al constante ruido que todo lo envuelve y contamina, también es -o debiera ser- un derecho fundamental de cualquier ciudadano frente a los poderes, los públicos y los salvajes.

Si quiera por el cine norteamericano -que ha hecho célebre el estadounidense Miranda Warning o "advertencia Miranda"- sabemos que tenemos derecho a guardar silencio, una garantía reconocida y garantizada en el artículo 24 de la Constitución Española (también, con matices, por la doctrina del Tribunal Constitucional o el Tribunal Europeo de Derechos Humanos) y que trae causa de la evitación de torturas para obtener, a toda costa, una confesión de la persona investigada.

El silencio como garantía constitucional, como derecho fundamental que puede ejercitarse en el legítimo ejercicio de la defensa penal.

Por esa razón ni Dani Mateo ni ninguna otra persona imputada o investigada se niega a declarar ante un juez, sino que, simple y llanamente se acoge a su derecho a no declarar.

Nadie puede ya desconocer que el lenguaje nunca es ni inocuo ni neutral, que responde a intereses de parte. Mucho más ahora, que todo lo que parecía sólido se desvanece en el aire, que algunas palabras son simples cascarones vacíos de contenido y corren el riesgo de quedar reducidas a meros artefactos para evocar emociones, despojadas ya de su valor como instrumentos para dialogar o pensar (acaso conceptos sinónimos).

Evitar que germine el silencio -entendido como amparo o refugio- o tratar de devaluarlo -cuando lo entendemos como derecho procesal- utilizando ruido, puro y duro ruido, nos deja a la intemperie, al capricho de quienes detestan la, necesaria, disidencia. Obligarnos a confesar (y confesarnos) sin descanso se parece a desnudarnos continuamente, a ofrecer nuestras debilidades a quienes pueden sacar provecho de ello.

Es urgente no quedarse con los brazos cruzados. Nos toca poner el grito en el cielo para evitar que sigamos perdiendo nuestros espacios de libertad. De otro modo, el silencio nos haría cómplices. Paradojas de estos días extraños.

Ya nos advirtió el poeta: con tanto ruido no se oye el ruido del mar.

más artículos

Yonka Zarco en el "Club de lectura" de Por Amor al Arte

30.09.18 | Antonio Suárez Cabello

Lecturas de verano: De vidas ajenas

31.08.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Flamenco se escribe con "C" de Cabra

05.08.18 | @anrajimo

Vivir en manada produce monstruos

27.06.18 | Javier Vilaplana Ruiz

TRABAJADORAS Y TRABAJADORES

20.06.18 | Manuel Guerrero Cabrera

El chalet: pedagogía y demagogia

23.05.18 | Javier Vilaplana Ruiz

No queda otra

21.05.18 | Manuel Guerrero Cabrera

Entusiastas y encadenadas

26.04.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Hoy cierra la oficina del antiguo BANESTO de Cabra

20.04.18 | @anrajimo

"Peras al olmo"

09.04.18 | Víctor Olivencia Castro - Fotógrafo

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream