Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

Fundado en 1912  |  AÑO 106º  |  DIARIO DIGITAL  |  I.S.S.N.: 1695-6834

Buscar con en laopiniondecabra.com

1912-2012: cien años de sinceridad e independencia

laopiniondecabra.com

martes, 16 de octubre de 2018 - 21:26 h

La Ley como escondite político

Javier Vilaplana Ruiz

Yonka Zarco en el "Club de...

Antonio Suárez Cabello

El colono Matías López del...

Antonio Moreno Hurtado

Presencia de Dionisio Alcalá Galiano en los documentos del Colegio de la Purísima Concepción de Cabra (1772, 1773 y 1774)

14.03.18 - Escrito por: Antonio Suárez Cabello / Archivo Histórico de la Fundación Aguilar y Eslava

Las tareas que llevamos a cabo en la puesta en valor del Archivo histórico de la fundación, nos han ofrecido la oportunidad de descubrir el paso de Alcalá Galiano por la institución que fundara D. Luis de Aguilar y Eslava, y que sirvió de base a su formación humanista.

El licenciado Manuel de Vargas y Alcalde, en su "Reseña Histórica del Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción de Cabra" (Sevilla, 1879), recoge en el apéndice C, dedicado a miembros ilustres del Real Colegio, al

"Excmo. Sr. D. Dionisio Alcalá Galiano y Alcalá Galiano, Brigadier de la Real Armada, a quien el insigne poeta Sr. Quintana apellida "honor de Bética", y el escritor Sr. Senador Marliani "honor de España y de las Ciencias". Murió bizarra y gloriosamente en el combate de Trafalgar, mandando el navío Bahama. Natural de Cabra".

Igualmente María Soledad Rubio Sánchez, en "Historia del Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción de Cabra (Córdoba). 1679-1847" (Sevilla, 1970), se refiere en su apartado de alumnos ilustres a

"1772: El 9 de septiembre D. DIONISIO ALCALA GALIANO Y ALCALA GALIANO fue admitido como colegial. Nacido en Cabra el 8 de octubre de 1760. Fue General de la Real Armada. Publicó en el año 1795 una obra titulada "Memoria para hallar la latitud en el mar por dos alturas de sol". Acompañó a Malaspina en su expedición a Lima. En la primera guerra marítima con Inglaterra obtuvo el mando del navío Vencedor. Fue enviado varias veces a América para traer caudales para la guerra. En la segunda guerra marítima con Inglaterra obtuvo el mando del Bahama, en cuyo navío murió gloriosamente durante la batalla de Trafalgar".

Han sido los trabajos sobre la familia Alcalá-Galiano de D. Joaquín Zejalbo Martín, al que debemos siempre enorme gratitud por su labor impagable en pro de la historia y la cultura egabrense, los que me han llevado al Archivo Histórico de la Fundación Aguilar y Eslava y a escudriñar en los documentos del Real Colegio de la Purísima Concepción de Cabra. Además, las tareas que llevamos a cabo en la puesta en valor de dicho Archivo nos ofrecía la oportunidad de descubrir su paso por la institución que fundara D. Luis de Aguilar y Eslava, y que sirvió de base a su formación humanista.

Joaquín Zejalbo, notario e historiador, nos remite al Libro de las recepciones y salidas de los estudiantes del Colegio. Libro encuadernado en pergamino que "se principió" el día 22 de septiembre de 1760, siendo rector D. Pedro Vázquez de Salazar, presbítero, catedrático habitual de Teología y Filosofía.

Efectivamente, en el folio 32 esta mención: "Don Dionisio Alcalá Galiano, natural de Cabra, hijo legítimo de Don Antonio Alcalá Galiano y de Doña [aparece un espacio en blanco] entró con beca de balde y estudió solamente dos años de Filosofía".

En un folio anterior, el número 27, está el registro de entrada de su hermano Vicente, y sí aparece en el mismo el nombre de los padres al completo: "Don Antonio Alcalá Galiano y Pareja y Doña Antonia Galiano y Pinedo". Es pretendiente a beca y se conserva el expediente de información de limpieza de sangre, vida y costumbres. No así el de su hermano Dionisio, que pensamos sería prácticamente del mismo tenor.

Como subraya Rubio Sánchez, Dionisio Alcalá Galiano y Alcalá Galiano ingresa como colegial el 9 de septiembre de 1772, a punto de cumplir los 12 años. En una apostilla marginal del acta se dice: "Junta para examen de los colegiales que han de entrar para el curso nuevo".

Están presentes D. Antonio de Vargas y Baráez, patrono de sangre; D. Nicolás de Castro y Burgos, vicario de las Iglesias de la villa, superintendente; D. José de Luque, prior del convento de Santo Domingo, superintendente. Se reúnen en el cuarto rectoral previa citación. No concurre el otro superintendente, D. Juan Torralbo, prior del convento de San Juan de Dios. Se justifica por el escribano que fue citado pero se le informó de "estar ausente de esta dicha villa en los Baños de la ciudad de Lucena".

Alude, por tanto, a los famosos Baños de Horcajo, muy conocidos en los siglos XVIII y XIX. Del libro "Anuario oficial de las aguas minerales de España" (Madrid, 1877), que forma parte del fondo antiguo de la Biblioteca Histórica Aguilar y Eslava, nos permitimos hacer una digresión recogiendo estos datos: Situados a pocos kilómetros de Lucena. El caudal brota del manantial de Horcajo. Aguas clasificadas como clorurado-sódicas sulfurosas. Tratamiento, sobre todo, para las enfermedades de herpetismo y sus manifestaciones. El establecimiento lo constituyen dos albercas enlosadas, una para hombres y otra para mujeres. Al lado de las albercas, un edificio destinado a baños templados, que se toman en bañeras portátiles. Diversas habitaciones para los bañistas, que en su mayoría se alojan en Lucena.

Volviendo al acta, indican que el 27 de agosto decretaron para el día de hoy (9 de septiembre) la celebración de los exámenes de los estudiantes gramáticos que han de entrar en el Colegio para cursar la Filosofía, por lo cual se expidieron los correspondientes "edictos y noticias". Los exámenes serían el mismo día para los de Cabra como para los forasteros.

Los pretendientes aguardan a que le digan que entren en el cuarto rectoral para realizar las pruebas. Los que acceden son: "D. Pedro Ignacio de Luque, D. Román de Gárate, D. José María de Güeto y Luque, D. Dionisio Galiano, D. Antonio Pastor, D. Jerónimo Jiménez de Aguilar y Espejo, D. Antonio Pastor, que son vecinos de esta villa, y D. Antonio Juan de Varo, vecino de Aguilar".

Se detalla que "habiéndoseles dado a cada cual respectivamente un breviario y concilio se le echaron sus lecciones con señalamiento por dichos señores, las que construyeron, según se requiere, con el mayor arresto y sentido". En la siguiente prueba "se les echó un latín que en romance tradujeron al latín, muy con textos en sus oraciones; todo a presencia de dichos señores y de D. Pedro Vázquez de Salazar, rector de dicho Colegio y de los señores catedráticos D. Andrés de Ayala Moreno y D. José Fuillerat, quienes se actuaron en la idoneidad de dichos estudiantes". Una vez concluido el acto, los señores catedráticos se retiraron a sus cuartos y "los demás señores tuvieron su junta particular sobre la provisión de becas para los citados estudiantes". Todos quedaron aprobados.

A D. Pedro Ignacio de Luque y a D. Antonio Juan de Varo les correspondieron las dos becas señaladas por al patrono de sangre, facultad que tiene en virtud dada por su tío D. Luis de Aguilar y Eslava, fundador del Colegio, lo que hizo por tres años, y "a los dichos D. José María de Güeto, D. Dionisio Galiano, D. Jerónimo Jiménez y D. Antonio Pastor se les señaló por dichos señores cuatro becas que hay vacantes en este dicho Colegio, las que gocen de tiempo que estén en él y así sean admitidos y aceptados según lo determinado posteriormente por S.M. q. D. g., con lo cual se finalizó esta Junta que firmaron dichos señores". Las rúbricas recogidas son las de D. Antonio de Vargas y Baráez, D. Nicolás de Castro y Burgos y la del escribano José de Güeto, que da fe.

Llama la atención entre los compañeros de Dionisio el nombre de José María Güeto y Luque, que, transcurridos los años, llegaría a ser rector del Colegio y catedrático de Artes, Vísperas y Prima. Presbítero, fue comisario del Santo Oficio, teólogo de cámara del obispo de Astorga, examinador sinodal de aquel obispado y vicario de la parroquial de Cabra. Donó a la Biblioteca 332 volúmenes y renunció a la jubilación que le fue asignada.

Podemos imaginar la decoración que acompañó el examen de ingreso de aquellos adolescentes en el cuarto rectoral. Por los inventarios sabemos que en dicho aposento había varias "sillas de baqueta de moscovia", dos o tres bufetes, un lienzo con el retrato del fundador y otro con la figura de San Jerónimo. También estaba la librería con los primeros volúmenes que irían conformando la actual Biblioteca Histórica. Bueno, no faltan los velones correspondientes para dar luz a la habitación.

Siguiendo nuestra investigación, intentamos localizar el aprovechamiento del primer año de estudios de Dionisio, que queda reflejado en el acta del 14 de mayo de 1773. Junta de Gobierno en el cuarto rectoral con el patrono de sangre, superintendentes, rector, catedráticos de prima, de vísperas y de arte, así como del presidente, para proceder a los exámenes. Aparece una relación de los estudiantes de teología y otra de los de filosofía. Esta última la reproducimos literalmente:

"D. Pedro Ignacio de Luque, natural de Cabra; D. Dionisio Galiano, natural de Cabra; D. José María Güeto, natural de Cabra; D. Antonio Pastor, natural de Cabra; D. Antonio Juan de Varo, natural de Aguilar; D. Juan María Povedano, natural de Lucena y D. Donato Marín de Castilla, natural de Estepa".

Fueron examinados de sus respectivas facultades y "acordaron y determinaron que dichos colegiales pudiesen todos retirarse a sus casas para gozar del tiempo de vacaciones hasta el día 22 de septiembre de este presente año". Ese día, "habían de restituirse" para continuar en el Colegio los estudios, "con lo cual se feneció esta Junta", que firmaron los mencionados señores.

Pasadas las vacaciones, Dionisio se incorpora a sus estudios. El 7 de octubre de 1773, en el cuarto rectoral, asisten el patrono, los superintendentes, catedráticos, etc. Se procedió "al examen de colegiales antiguos por el año siguiente". Son los mismos que hemos relacionado anteriormente. Dionisio aparece con el apellido Alcalá Galiano. Fueron examinados en la forma que es costumbre, quedando aprobados por "haberles encontrado muy suficientes". La Junta manda a dichos colegiales que continuasen los estudios en el mismo modo y aprovechamiento que hasta la presenta han manifestado, con lo cual se les mandó que se retirasen a sus cuartos y se finalizó esta Junta. Asimismo propuso el rector, como otro punto del orden del día, que es conveniente "se vendiese el aceite que había existente de la cosecha de dicho Colegio".

Una Junta de Gobierno celebrada el 7 de mayo de 1774, en el "cuarto rectoral alto del Colegio de la Limpia y Pura Concepción de María Santísima Señora", recoge el examen del segundo año de estudios de Dionisio. Están el patrono, los tres superintendentes (el vicario de las Iglesias de Cabra, el prior del convento de Santo Domingo y el del convento de San Juan de Dios), además del rector y los catedráticos de prima y de vísperas. Se procede al examen de los colegiales filósofos por el orden siguiente:

D. José María de Güeto, de Cabra; D. Pedro Ignacio de Luque, de Cabra; D. Dionisio de Alcalá Galiano, de Cabra; D. Antonio Pastor, de Cabra, vecino de la Puente de Don Gonzalo; D. Antonio Juan de Varo, de Aguilar; D. Juan María Povedano, de Lucena y D. Donato Martín de Castilla, de Estepa.

Dichos colegiales "fueron examinados en la facultad de Filosofía en los tratados de universales predicables" y del "primer libro de los físicos", quedando "todos aprobados para continuar su curso". Se pide a dichos colegiales que se retiren a sus casas para gozar el tiempo de vacaciones hasta el día 22 de septiembre que comienza el nuevo curso. Suponemos que Dionisio, por esas fechas, ingresaría en la Academia de Guardiamarinas de Cádiz para emprender su sólida formación de cartógrafo, científico, explorador y excelente marino. La base filosófica la había adquirido en el Colegio de la Purísima Concepción de Cabra.

En sus dos cursos de internado, Dionisio debió desempeñar algunos de los trabajos que se encargaban a los colegiales, además de los estudios: "capiller", vinculado con el tema del oratorio; "bedel", cada año distinto; "ministro", con la obligación de despertar por la mañana y después de la siesta a los internos, dar la luz en los cuartos, incluso leer en el refectorio, repartir el aceite para la iluminación y ministrar los faroles de la capilla y claustro; "refitolero", que ha de servir las mesas, poner las servilletas dobladas, las jarras con agua, etc. Oficios que están en las Constituciones del Colegio de 1700, comentadas en nuestra sección hace unos meses. Podemos calcular que el número de compañeros sería sobre quince estudiantes.

Con frecuencia al ilustre egabrense se le apellida solamente con GALIANO: Isla Galiano, Bahía de Galiano, e incluso en su testamento ológrafo a bordo del Bahama, fechado aquel fatídico 21 de octubre de 1805, firma como Dionisio Galiano.


ARCHIVO HISTÓRICO DE LA FUNDACIÓN AGUILAR Y ESLAVA
Documento Destacado

Presencia de Dionisio Alcalá Galiano en los documentos del Colegio de la Purísima Concepción de Cabra (1772, 1773 y 1774)

Libro de las recepciones y salidas de los colegiales de este Colegio de la Purísima Concepción de la villa de Cabra. Se principió día 22 de septiembre de 1760, siendo rector D. Pedro Vázquez de Salazar, presbítero, catedrático habitual de Teología y Filosofía del referido Colegio.
1760-1790
Enc. perg.
Sig.: SC.L14E20, fol.32.

Cuaderno que contiene todas las Juntas que se han celebrado en este Colegio de la Limpia y Pura Concepción de María Santísima Ntra. Señora, desde el año de 1766 hasta este presente de 1778.
1766-1778
Sig.: SRI.L2E2, folios 118 al 120 y 134 al 138.

[DD.2018.03.asc]

Bibliografía:

Vargas y Alcalde, Manuel, Reseña histórica del Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción, fundado en Cabra por el Licenciado don Luis de Aguilar y Eslava, Pbro., y de su Instituto Provincial de Segunda Enseñanza de la misma Ciudad, Sevilla, 1879, 244 p.

Rubio Sánchez, María Soledad, Historia del Real Colegio de Estudios Mayores de la Purísima Concepción de Cabra (Córdoba). 1679-1847, Universidad de Sevilla, Sevilla, 1970, 303 p.

"La familia Alcalá-Galiano en Cabra y su descendencia" de Joaquín Zejalbo Martín, en TRAFALGAR Y ALCALÁ GALIANO. Jornadas Internacionales. Cabra, octubre 2005. Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, AECI, 2006 (pp. 129-143).

más artículos

La Ley como escondite político

01.10.18 | Javier Vilaplana Ruiz

Otoño... ¿llegó?

30.09.18 | Jairo Jiménez

El colono Matías López del Castillo (1592-1655?)

30.09.18 | Antonio Moreno Hurtado

Las Noches Filarmónicas del Centro Filarmónico Egabrense, abrieron la temporada 2018-19, con un excepcional concierto de música de cámara

17.09.18 | Rafael Nieto López

La música se para en los silencios

09.09.18 | Eustasio Moreno Rodríguez

REFLEXIONES DEL ABUELO JESÚS EN LA RESIDENCIA (I)

08.09.18 | Antonio Fernández Álvarez

Un poema del siglo XIX sobre la feria

06.09.18 | Antonio Moreno Hurtado

El Centro Filarmónico Egabrense presentó el concierto de septiembre 2018 en homenaje al "Egabrense ausente" en el Cinestudio municipal de Cabra

04.09.18 | Rafael Nieto López

Muniadona es la clave

31.08.18 | Bernardo Nicolás Fresnillo Romero

THE ENGLISH CORNER. DUBLIN

23.08.18 | Alejandro García Rosal

Secciones

Webs amigas

laopinioncofrade.com | noticias cofrades
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream